sábado, 16 de mayo de 2009

VUELO 129: Bopal...

Bopal se pasa la vida tocando los pies. Los mira, los esculpe algunas veces y otras, los dibuja. Bopal se alimenta de pies y de risa.

Bopal estaba enamorado de una europea rubia y un tesoro en el pie. Llevaba tatuado una flor, sí, de esas a las que les quitan los pétalos y te dicen si sí o si no. Si vienes o vas. Si te querrán o no. Bopal jugaba con esos pétalos y esos pétalos eran precisamente la salvia de Bopal.

A Bopal siempre le salía que sí. Daba igual que empezara por la derecha o por la izquierda. Siempre era un sí. Siempre vivía un sí. Pero un día, la chica rubia y de ojos de azúcar voló. Se fue demasiado lejos. Su flor se ahogo de tanto regarla. Y la cabeza de Bopal también. Ahora, en ella, solo navegan pájaros llenos de risas y ternura. Ahora Bopal busca en los pies de la gente esa flor, esos pétalos.

Bopal busca, navega sin zapatos entre los pies de sus “princesas”. Y yo, sólo puedo regalarle el sonido de los cascabeles que decoran mi pie, y su tatuaje. Pero el mío no es una flor. Al mío, no se le arrancan los pétalos. El mío no dice si sí o si no.

………………………………….............................

Bopal un maravilloso chico que se quedó atrapado en la locura del desamor. Del amor que se va para no volver jamás. Su chica, desde las profundidades, le regala pétalos y yo, desde aquí, abrazos.
¿Es posible la locura del des-amor?

9 comentarios:

Lara tiene alas dijo...

Es posible. Cuando veo los ojos de Bopal, no tengo dudas.

(En breve, colgaré su foto... o sus pies)

Lara tiene alas

mariona dijo...

el desamor,por desgracia,es casi mas frecuente que el amor...



un beso.

C. Chase dijo...

Siempre hay migajas por ahí.
Siempre hay amor.

Anónimo dijo...

Yo creo que si Lara, es posible.
Tal vez así se sienta Bopal.

"Tengo una soledad
tan concurrida
tan llena de nostalgias
y de rostros de vos
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón

tengo una soledad tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto
y por sabor

sin un temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos

estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna maldición

mis huéspedes concurren
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor
yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos

pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan a su hambre
miran y miran
y apagan mi jornada

las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada

ya mi rostro de vos
cierra los ojos

y es una soledad
tan desolada."

Un poema de amor y desamor, del querido Mario Benedetti, quien se fue, pero se queda sin dudas, en mi corazón y en el de muchos.

Dan_Ger

Chet dijo...

Larita, sabes que si.

Bss

CH.

Arkangel dijo...

Bueno creo que es posible, pero se dá en gente demasiado soñadora, a poco que seas algo práctico y racional, el mal de amores pasa con el tiempo.

artemiza dijo...

Claro que si, si no, no seria a mor, que no?

Anónimo dijo...

Creo en la superacion, en la lucha diaria, en el crecer con nuestras miserias, pero no me vale el dejarse morir.

Keep flying my little dragonfly!!!!!

I miss you a lot and I love you so so much.

Lara tiene alas dijo...

Gracias mis valientes. Yo sí que os quiero!

Lara tiene alas